lunes, 23 de diciembre de 2013

Amiga Mía



El ondulante sonido de la música oscura cuando pasada es la una de la madrugada, me hizo recordarte en mi fantasía de cielo y de infierno carente de leteo.


Sin poder conciliar el sueño, en un diminuto vaso le agrego el dulce vino que adrede adorna mi habitación, fue a siniestra la acción, pues el manifiesto del romance aún lo conservo cuando más indiferente y lejana te encuentras, amiga mía.
Y otra vez, el vino sabe a tus labios suaves y cálidos, y tu nombre se hace oración y muero en mi propio espacio.

Simplemente hoy me acordé de ti, como cada noche, día, madrugada y temporales en lo atemporal para saber demás que deambulas en el interior de mi aura que se agobia en su propio silencio, para un sentido desarticulado y para abrazar un vacío con tus formas que un día fueron mías en la ternura de tu sapiencia y en mi razón que siempre sabe de tu crucial amor.


Ya pronto amanece y los bullicios se aglomeran en una porfía insulsa que no cambian absolutamente nada.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

Aturdido


Tu lejanía es la razón de un cielo sin sol.

Tus tactos ausentes son los caminos de la invención hacia el infinito de la desesperanza.

Mi corazón, carente de calor, pierde el pronóstico en sus latidos ahora aturdidos mientras el día muere en un desenlace para un final inaceptable.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

Te Espero




Te espero en la calle de siempre donde fuera el primer beso, en esa calle articulada cuando el atardecer desaparece y empieza la noche.


Veo el tiempo transcurrir en su monotonía extraña e indolente que me dice que no llegarás y entonces me miento en una invención hermosa de besos y el aroma de tu ligero carmín y tu silueta mediana de fémina extraviada.



Las imágenes se agotan y mis pasos se hacen plurales hacia cualquier lugar, tan cerca de tu ausencia y veo pasar seres alados sobre el cielo sin vía.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

Esperanza en el Silencio



Lejos del sol.
Lejos de la luna.
Lejos de las escarchas de la lluvia.

A solas en el santuario de los caídos, espero el alineamiento del astro del cielo.

Las lumbres dibujaran los caprichos del fuego y el aura se restablecerá en el infinito del romance de un ángel demonio y una hembra mortal.
 

El turquesa de un cielo venidero, será la esperanza de los espectros en infinitas noches de silencio.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

Apenas Ayer, Apenas Hoy... Vino y Café


Apenas Ayer

Me gusta el café pasado porque me recuerda el color de las noches contigo, me gusta la tibieza del café porque me recuerda a mis abrazos para contigo en un júbilo suave para llegar a un júbilo mayor y estrechado fuertemente a ti, entonces, es cuando había llegado el momento de aspirar tu aroma desde tu cuello hacia el interior de tu alma.

Me gusta el vino porque sabe a tus besos en un día festivo y extendido a una noche personalizada para nuestras sombras, y puedo estar seguro que fuiste la primera mujer a quien besé en los labios con sabor a vino mientras los ojos tuyos brillaban en los míos; luego, anduvimos con pasos lentos hacia la noche continuada donde nos extraviamos en el tenue de un cielo anónimo.

Apenas Hoy

Con un sorbo de café y con un poco de vino borgoña, en esta noche, tan cerca de la madrugada y un brindis con vino a solas, intento hacer una poesía que son estas líneas que me recuerdan mi estado de mucha tristeza en lejanía, vacío, aturdimiento y silencio tan cercano a la presencia de esa muerte diferente.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

domingo, 22 de diciembre de 2013

A Sylvia


Una madrugada de hace once años, en uno de los huariques del centro de lima, fue la primera vez que oí tu voz, entonces habia descubierto un nuevo universo de sensaciones y colores para caminar en la niebla del misterio de la noche.

Oír tu arte de cielo entre la penumbra y niebla de hielo seco, acompañado de diminutos puntos luminosos de arcoíris; fue la compañía a mis pensamientos mientras bebía un poco de cerveza fría y absorbía un poco de nicotina. Tus frases entonadas en lirismo se quedaron en los espacios de las historias y de los verbos de romances desconocidos entre siluetas móviles y espectros.

Luego de tu repertorio, se desplegó un destello de luz blanca para inmortalizar en el vespertino que dibujó a ambos en una fotografía que aún conservo.

Luego de once años, tu arte aún me seduce y me dice historias a descubrir.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

domingo, 1 de diciembre de 2013

El Cielo de Fobos. Mis Escritos...


https://www.facebook.com/pages/El-Cielo-de-Fobos-Mis-Escritos-Narrativas-Amor%C3%ADos-y-Nocturnos/120002704785722

Narrativas - Drama - Obscurus - Poesía - Gothic - Romance - Eclipse de los Ángeles
   Vampiros - Salón Sangre - Licántropos y Bosques.


Los espacios de los mundos internos que se aman, se encuentran en los días venideros, entre eclipses, alineamentos de estrellas y caidos.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

Tu Ausencia



Las noches y el silencio de los misterios ocultos, se prestan a recordarte desde esa lejanía y ausencia que creaste para huir de nuestro destino encontrado.

Las imágenes de tus recuerdos estropean en el contrito del vacío en donde hubo un corazón y el alma que te llevaste.

En el tardío, pronuncio tu amoroso nombre, pues conozco su significado mientras tu ausencia prevalece y se dibujan las líneas de nuestros cuerpos amándose en la invisibilidad de la urbe.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

martes, 19 de noviembre de 2013

Colores





Marian, una mujer de gestos amables ha despertado de un sueño extraño y en su semblante se hace un rictus raro. Observa el derredor con su mirada infinita y un temblor recorre su piel blanquecina y hermosa.

Marian, concibe el acaecimiento de los espacios del mundo cambiante, pues, las mañanas se tiñeron de colores ficticios cuando dormitaba luego de un extenso vuelo. El viento había cambiado de dirección rumbo interior, hacia las imágenes desoladas sin luz y develadas en desesperanzas que dibujan los pasos en las cenizas y en la tierra envejecida.

Un recuerdo le alumbra su desfallecido corazón y sus alas adormecidas se alistan otra vez a volar, sobre un cielo quemado y bajo el sol hiriente sin muros de nubes. El amable nocturno de lunas frías, la acogerá  en su dominio sugerente como el beso de sus labios homicidas.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google


martes, 12 de noviembre de 2013

El Cielo de Fobos

Narrativas - Drama - Obscurus - Poesía - Gothic - Romance - Eclipse de los Ángeles
   Vampiros - Salón Sangre - Licántropos y Bosques.

 


En la densidad de la niebla
En el oscuro del nocturno
Bajo el sol homicida

El romance y la felonía de un credo, abren el manifiesto de un cielo sin dios.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados 
foto: google

lunes, 11 de noviembre de 2013

Amarte


Tus labios y la flor.
Tus ojos y la noche.
Tus cabellos y el misterio de las dudas.
Tu facción y el mustio del cielo.
Tu piel y la luna.
Tus tactos y los escritos en papel húmedo.
Tu conciencia y mi nombre.
Tu desliz y mi espacio mancomunado para amarte en el silencio.
No lo olvides.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google

Dama Bajo Cielo


 La lluvia ha comenzado desde algún lugar hasta el fin del horizonte, cae sin inmutarse ante un poco de existencia acaecida por la mano de la dama que busca olvidar su propio nombre.

El cielo se ha cerrado y el viento cobija el vacío en una amplitud superior e infalible. El contrito del alma, cae en el olvido de los dioses, y, esta se sucumbe desde el fondo de sus secretos sin recuerdos más que el dolor de su corazón extirpado y desde el instante de cuando los ojos se apartaron del reflejo de la sombra, del sonido de la voz y del mundo extraño y diferente que seguiste junto a sus pasos lejanos.

En la distancia infinita de un día cualquiera, allá, hacia las colinas de arena, logras el intento de capturar un beso que te recuerde a un poco de cielo gris.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google

Lejos



Me alejé del estado de la naturaleza, he convivido con la desidia de los amantes muertos en idolatrías ajenas que llevan al vacío de los sentidos carentes de la existencia azul.

El sol ha caído y una frase con nombre de mujer suena en mis sienes, en la idea y en la memoria del sueño que quiebra al escarlata en caminatas que distan de la lejanía del polvo y del frío cerca del cielo.

El tiempo se ha convertido en el cómplice de los ideales prófugos a vista de los convencionales que entorpecen a la imagen enmarcada en el cuadro de las lidias y amparadas en el clandestino.

Retorno a mi coexistencia, en la niebla sin luz que se avizora bajo los cabellos de la madrugada solitaria, tan cercana de los tactos, del beso y del verbo núbil. Una silueta de hembra observa sigilosa desde las sombras.


Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google
 

Velkan Valerius



Príncipe Valerius.

La noche amortigua por un instante tus dudas, la intención fue el preludio de la maldición que detestas y ella se ha hecho dueña de tu interior.

El proyectil de plata no llegó a la bestia y tú lo asumiste con la injusticia de un destino sin dios que persiste en tu ira.

Hoy eres el cautivo en las sombras, libre en los muros sin frontera de un conocimiento oculto que violenta tus principios de luz.

El tiempo se acorta y la luna expone el frenesí de un poder homicida que no es el tuyo.

El oculto persiste en la acción ególatra para su estirpe multiplicada en los confines de los cielos y la tierra mientras tu hermana Anna se aproxima en los designios de tu fe.

Velkan, príncipe de tu pueblo, pronto será el desenlace de la luz y de las sombras. No pierdas la esperanza del cielo que no fenece en la absoluta oscuridad.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google

Anna Valerius




Princesa Valerius.

El sol cae y la noche se adueña de los desafortunados.

La niebla envuelve al bosque y al pueblo de tu natalicio. Sus ocupantes duermen en el miedo de los extraviados cuando las alas suenan en el viento presto a robar sus almas.

El tiempo se hace escaso, y la condena crece en la promesa de tu padre que se consigna a más, mientras el oculto junto a su artificio de poblar con su estirpe, continúa en el clandestino de sus muros de hielo tras el pergamino con marco de espejo y la antorcha.

Nuevo rumbos acaecerán en tu morada y en tu osadía, hermosa princesa de los justos.

El sol cae y los vientos traen los sonidos de muerte. El acero en tus manos busca el fin de los nocturnos eternos.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google

Aquellos Días


Alguna mañana.


Alguna tarde.


Alguna noche.


Alguna madrugada.


Siempre con tu nombre y las sensaciones que me dedicaste en cada momento de nuestro tiempo furtivo.


Alguna promesa en silencio se guarda en la memoria y en la lejanía del tiempo que no sabe del olvido. Las distancias múltiples, te nombran en cada detalle de tu aroma y de tus formas de fémina siempre mía y ahora en las cercanías del mar.


El arrullo de las olas, recitan la oración de aquellos días. Un manto de nocturno cubre los firmamentos y nuestras formas.


Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google

sábado, 19 de octubre de 2013

Acordes


 
 
Los acordes afloran producto de los tactos, el viento los recoge y lo almacena constante en la pulcritud de los sueños y de la tibia piel que dibuja la idea para alguna habitación cercana a las caminatas en la antigua urbe.

El terciopelo con sus formas, ha involucrado al ingenuo que observa cuando noche exploran los amantes en los cielos sin luna.

El oscuro de las noches asemeja a la habitación a solas.

La dama está tocando la melodía de un coro sin letras, y los cuervos se acercan.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google

martes, 8 de octubre de 2013

El Romance y la Matrix


A las auras enamoradas en el amor genuino, no se les puede mentir ni enviar al extravío, estas saben encontrarse en los libres laberintos de la desidia engañosa y amable que ofrece el día a día los rostros ajenos y conocidos sobre vías que la gran mayoría conoce como realidad, lo cierto es que aquello que se conoce como realidad, es lo absurdo y tedioso que involucra todo un sistema articulado en las conciencias del ser humano que se ha convertido en un autómata sincronizado en la absoluta infelicidad marcada en patrones de sonrisas sensibles.

Los cuerpos o materias hacen de transito que albergan a las auras, el cual mediante, desglosan señales de libertad cuando los espacios se acortan para luego brillar en los ojos; y las auras, sinónimos de almas, se fusionan y utilizan sus cuerpos para amarse en los espacios vacíos que deja la matrix, pero es la matrix quien se encarga de adjuntarles distancia corpórea además de lumínica, amparándose en acciones pasadas o actuales que involucran compromisos superfluos y adrede con los estigmas de lo prohibido y del veneno de la sociedad furtiva y obligatoria en tareas delegadas para los pseudos entrometidos, o como yo les llamo, los nefastos.

Aún, en estas situaciones de existencia eh podido lograr el alcance del aura en su expresión hermosa frente a la hermosa que calma en el sin sentido de lo articulado, aunque aquello involucre salirme del sistema y orden que dicta la falsa virtud tan culpable como imbécil que acusa, y con todo el dolor e impotencia de mi corazón, he visto el alejamiento de la sonrisa genuina, y tal acción, duele y mata en una muerte sinónima de condena en el tiempo capturado. Eh visto el alejamiento de la hermosa, adsorbida por el sistema inútil a la felicidad real y literal. Puedo decir que soy un infeliz, un desgraciado infeliz que continúa con su mejor carta que no es otra cosa que mi aura. Yo, convertido en un individuo triste bajo la inmensa lluvia del odioso sistema de la matrix, un individuo solitario que camina por calles amparándome en creencias de fe orígenes cuando todo recién empezaba, y en mi estado puedo asegurar que no estoy derrotado, simplemente estoy despierto, envuelto en un cuerpo material que omite al tiempo, hasta lograr el destino que no es otra que simplemente tú, mi hermosa dama que lees estas líneas.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google

Las Noches Sin Luna


 Abrázame, rodéame con tus brazos, expulsa la tibieza de tu cuerpo frágil y combina tu calor corporal con mi fría estadía.

Ámame un poco, solo un poco, diviértete y juega conmigo a morir en la distancia de los amantes, entonces, surgirá el deseo en el umbral de tu sitio fértil cuando todos duermen y nadie sabe.

Abrázame, rodéame con tus brazos y tus formas de mujer, abracémonos y congeniemos en un abrazo tibio para luego desearte otra vez junto a tu canto, y luego, aléjate, permite quedarme en la soledad de los días de tu fantasía y de la insensata realidad.

Se aproximan las noches sin luna, y solo te pido que me abraces, y dejes conmigo, un poco de tu ternura.

Autor: Raúl Silverio Carbajal
© Derechos Reservados
foto: google